Conoce el orígen de los Huevos de Pascua

¿Alguna vez te has parado a pensar porque es típico regalar huevos de chocolate el domingo de Pascua?

Si estás pensando que es un invento de las empresas chocolateras para ganar más adeptos estás equivocado. Se trata de una tradición bastante antigua y ligada a la religión católica.

En época de Cuaresma, los cristianos católicos no podían comer ni carne, ni lácteos ni huevos. Entonces, los practicantes guardaban los huevos, y para mantenerlos frescos los bañaban con una fina capa de cera líquida. Una vez terminada la Cuaresma, se reunían delante de la iglesia de su ciudad, y los regalaban, normalmente pintados.

huevos pascua colores

Aunque la abstinencia de huevos en Cuaresma ya no se practica actualmente –la iglesia sólo recomienda no comer carne durante ese período- la costumbre de regalar huevos quedó más arraigada. En el siglo XII, la iglesia promulgó la costumbre de bendecir los huevos regalados como símbolo de resurrección en la salida de la misa de Pascua. Esta costumbre, ahora obsoleta, se ha mantenido hasta hace poco en muchas zonas rurales.

Por otro lado, la vinculación entre Pascua y Huevo, aunque también primavera es clara.

La Pascua –la vida que culmina con la resurrección- coincide con la primavera –el despertar de la vida- mientras que el huevo simboliza la fecundidad, la vida y la renovación. Por tanto, la asociación entre Pascua, primavera y Huevo es bastante lógica.

Otras teorías defienden que el huevo simboliza los cuatro elementos de la vida. La cáscara representa la tierra; la membrana, el aire; la clara, el agua; y la yema, el fuego.

Pero ¿cuándo empezaron a hacerse huevos de chocolate para dejar de lado a los tradicionales?

Pues no fue hasta el siglo XVIII, cuando la industria chocolatera consiguió avances importantes en el manejo y tratamiento del chocolate, cuando se empezaron a vaciar los huevos frescos y a rellenarlos de chocolate.huevos pascua chocolate

El único misterio que nos quedaría por resolver es la vinculación de los conejos con todo esto. Según cuenta la leyenda, los antiguos teutones creían que los conejos eran los que incubaban los huevos.

Aunque parezca increíble, los huevos de Pascua no son un invento de la modernidad, sino una tradición con mucha historia.

Deja un comentario